La mirada que se proyecta

ahvrspFue a la vez mirada de quién lo vivió y lo filmó, en simultáneo. Como en un desdoblamiento Jekyl & Hyde, el amigo doliente y el cineasta. Y otro tanto con Horacio: que además de ser él mismo, es un actor de primera también, desdoblado entre la enfermedad y la narración.

Todo lo que se filmó de él cuando no habla, fue sobre la marcha y resultado de acompañar a Horacio durante pares de días en sus rutinas por Madrid. Improvisación e incertidumbre, dentro de un orden agendado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *